CAPITULO IV

4. ACEPTACION Y FORMACION

Estudio y razonamiento, comprensión de la ciencia y filosofía son gran parte del Trabajo Mental que debe hacer el hombre para elevarse hacia la verdad, que en conjunto conforman una de las dos columnas (polo negativo: receptivo) que sostiene la estructura de la Fraternidad. Como se mencionó en los “Principios Fundamentales” la Fraternidad tiende sus brazos a toda la humanidad sin distinción alguna. Se aceptan aquellos partidarios sinceros de los ideales de nuestra Orden, cuya doctrina se encierra en esta bella inscripción: “AMA A TU PROJIMO”.

 

Para llevar a feliz término sus ideales, la Fraternidad exige de sus miembros: la prudencia en el obrar, que es garantía en el acierto; la edificación por el ejemplo, que es fuerza moral por excelencia; el desinterés material en las acciones, que es germen de prestigio; la abnegación personal, que centuplica el poder de los ideales, y la perseverancia, que es augurio del buen éxito.   

 

 

 

 

 

 

Para llevar a feliz término sus ideales, la Fraternidad exige de sus miembros: la prudencia en el obrar, que es garantía en el acierto; la edificación por el ejemplo, que es fuerza moral por excelencia; el desinterés material en las acciones, que es germen de prestigio; la abnegación personal, que centuplica el poder de los ideales, y la perseverancia, que es augurio del buen éxito. Para elevar a hombre ante sus propios ojos, para hacerle digno de su misión en la tierra, la Fraternidad sostiene un principio que el Creador Supremo ha dado al hombre espiritual, como el bien más precioso: “EL LIBRE ALBEDRIO”, Patrimonio de los seres espirituales que nadie tiene el derecho de apagar ni amortiguar.

 

El ingreso de los miembros a la Fraternidad es libre y voluntario, previa aceptación, por parte del candidato, de los postulados de la fraternidad, lo cual indica que éste ha entendido la importancia de los compromisos que podrá contraer y aceptar el cumplimiento de los siguientes deberes:

 

1. Debe estar limpio de mente. Acercarse con sus facultades mentales libre de preocupaciones que le impidan recibir las instrucciones que se le impartirán. Debe dejar a un lado cualquier prejuicio o espíritu de antagonismo que tenga latente.

 

2. Debe llegar con el corazón puro desechando todo pensamiento perverso. Si ha cometido algún mal, tratar de repararlo honradamente antes de ingresar.

 

3. Debe estar seguro de sus intenciones, solo le debe animar el deseo de encontrar la Verdadera Luz. Debe entender antes de cruzar el umbral, que en la Fraternidad no hay lugar para los débiles o los mezquinos.

 

4. Debe estar seguro de que en la Fraternidad no hallará fuente de placer alguno, sino de sacrificios.

 

5. Debe estar convencido que sea cual fuera su posición social, intelectual o económica, no va a gozar en la fraternidad de fuero especial, porque una de las primeras bases de la institución es la IGUALDAD.

 

El ingreso a la Fraternidad se inicia con la asistencia a las primeras conferencias de instrucción que se realizan un día a la semana, horario 7:30 a 9 pm y durante un semestre, por parte de los asistentes que deseen continuar, formarán el primer nivel o grado filosófico.

 

1. ASPIRANTE

 

Es el primer grado filosófico que alcanza quien haya asistido a la instrucción del primer curso. Se Inicia en este grado, se le otorga el Ángel para que lo guíe y lo asista en las meditaciones y prácticas en el conocimiento del plano físico denso.

 

2. ADEPTO

 

El aspirante que ha asistido con regularidad y ha puesto en práctica los conocimientos recibidos, se Inicia en este grado. En la iniciación recibe la purificación por el agua y recibe su Guía Espiritual quien lo asistirá en el mundo astral.

 

3. APRENDIZ DE LOS MISTERIOS

 

Es el adepto que se inicia para ser un hermano activo de la Fraternidad .Recibe instrucciones pertinente a los Misterios. Recibe la iniciación en la purificación por el fuego para transcender al plano mental y recibir su Maestro Espiritual.

 

4. GUIA TERRENAL

 

El Guía Terrenal es un Aprendiz que ha descollado en el conocimiento filosófico y operativo de la Orden y se convierte en Terapeuta. Ha aprendido gradualmente todo lo que el Hombre debe saber para mejorar su condición. Ha estudiado los fenómenos de la naturaleza, los principios de la verdadera filosofía y el conocimiento del hombre físico y espiritual. Los anteriores conocimientos lo capacitan para instruir y guiar a grupos de adeptos o escuelas filosóficas.

 

5. MAESTRO TERRENAL

 

A este grado se le considera como un compendio acabado de todos los conocimientos filosóficos. Puede decirse que hace del Guía un Verdadero Maestro en el arte de la vida, porque le enseña cual es su verdadera misión sobre la tierra y el papel que debe desempeñar tanto su inteligencia como su valor, en el camino de su existencia. Observa que la ciencia por sí sola no producirá más que autómatas medianamente hábiles, algo peligroso quizá, y que solo la virtud es la que verdaderamente crea a los hombres. El Maestro terrenal es el mensajero entre los Planos Superiores y el Plano Físico. En él están consignados los verdaderos conocimientos filosóficos y velará porque se mantenga la pureza de ellos, al transmitirlo hacia los demás hermanos de la Orden.

 

 

 

 

 

 

 

 


Carrera 20 No.51a - 54 -- Barrio la concordia (Bucaramanga-Colombia) --- Tel: 6428065 --- E-mail: fraternidadcristo@hotmail.com