EL AGUILA DE LA TRANSMUTACIÓN Y LAS DOS SERPIENTES

El Águila es el símbolo de la Transmutación y de la Sabiduría. Las dos serpientes simbolizan los dos cordones ganglionares que se enroscan en la médula espinal por un canal central (Shushuma) y cuando la energía Kundalini asciende, por este canal, los siete centros (Chacras) se iluminan para transformar la fuerza material y física (el símbolo del escorpión en el barro) en poder espiritual y psíquico (el símbolo del Águila).

 

LAS DOS SERPIENTES

Una fuerza sutil, un poder vital, una corriente magnética llamada kundalini en Sánscrito, se encuentra en estado latente en cada individuo y alojada en una diminuta cavidad del hueso coxígeo.

La energía Kundalini es el poder del fuego regenerador, potencia electromagnética humana, fuerza transmutadora del individuo que busca su perfeccionamiento.

 

 

 

 

 

En el cuerpo físico del hombre hay centros nerviosos, agrupaciones de células nerviosas llamados plexos, y tanto las impresiones externas como los impulsos del cerebro, pasan a través de estos centros nerviosos. Si alguno de ellos se desarregla, produce inmediatamente una alteración, y la conciencia física se perturba.

En el cuerpo astral existen centros análogos llamados Chacras en Sánscrito, pero en el hombre no evolucionado son rudimentarios y no funcionan; los chacras son lazos de unión entre el cuerpo físico y el Astral, entre el Astral y el Mental, y a medida que procede la evolución, son vivificados por la voluntad, poniendo en libertad y guiando la " Serpiente de fuego" Kundalini.

El período preparatorio para la acción directa que libera a la energía Kundalini, es tener una actitud positiva, abnegación, un vivir sano (recordar las reglas de oro de Paracelso), formación o educación espiritual y purificación de los vehículos; pues si esto no se lleva a efecto por completo, el fuego resultará una energía destructora en lugar de vivificante y es la razón porqué se insiste en la limpieza y activación de los chacras y purificación de los vehículos (cuerpos del astral). Cuando el individuo ha llegado a un estado en que pueda recibir sin peligro ayuda para vivificar estos lazos de unión, ésta ayuda le viene, como cosa natural, de aquellos que están siempre buscando las ocasiones de auxiliar al aspirante sincero y desinteresado.

Siete centros constituyen el comando del cuerpo físico humano: las glándulas endocrinas son las palancas visibles, los plexos nerviosos son sus testigos en el astral; naturalmente sabemos que el cuerpo astral interpenetra el cuerpo físico, por consiguiente, los siete centros fluídicos (chacras) se manifiestan en el vehículo carnal igualmente.

Cuando el adepto está dispuesto, por medio de la voluntad, meditación o concentración mental, se calienta el canal central de la médula espinal (Shushuma).

 

Los átomos solares (positivos), lunares (negativos) descienden a lo largo de los dos cordones ganglionares conocidos con los nombres de Ida y Pingala (positivo y negativo). Hacen contacto en el hueso coxígeo, entonces se despierta el fuego sagrado del kundalini, la serpiente Ignea de nuestros mágicos poderes y asciende a lo largo del canal central (shushuma). La kundalini se desarrolla, evoluciona, progresa, dentro del aura del solar. La kundalini asciende lentamente de acuerdo con los meritos del corazón y las fuerzas del corazón controlan el ascenso de la kundalini. En su ascenso va vivificando los siete centros de energía (chacras) despertando nuevas cualidades y facultades en el adepto, así:

1. CENTRO BASICO. Percepción: Toque, cinestética de presencia.

En éste chacra reside la energía Kundalini y representa el asentamiento en el planeta y las relaciones con el mundo. Tiene que ver con la capacidad de supervivencia. Las experiencias de vivificación suelen derivar en un incremento del control de la capacidad mental y puede servir para establecer una relación armónica entre el pasado, el presente y el futuro.

 

2. PÉLVICO. Percepción: Emocional.

Las Experiencias de vivificación de este chacra suele repercutir en la totalidad, brindando un efecto general de purificación lo que potencializa la intuición y permite acceder a niveles de conciencia desconocidos anteriormente y que pueden elevarse, incluso, hasta niveles astrales, o sea, que se adquiere poder para salir conscientemente en cuerpo astral.

 

3. SOLAR. Percepción: Intuición.

Cuando se vivifica actúa como un puente de comunicación entre las vibraciones de alta y baja frecuencia, de manera que, cuando está bloqueado, la capacidad de intuición disminuye de manera notoria y la sensibilidad se empobrece.

4. CORAZÓN. Percepción: Amor, Inspiración, Compasión.

La vivificación de este chacra puede permitirnos rescatar el sentimiento compasivo, tan necesario para tener una visión ecuánime a cerca de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Se adquiere poder sobre los elementos.

 

5. LARINGEO. Percepción: Claraudiencia, oír ultra y hablar.

Cuando está vivificado, se incrementa la capacidad de escuchar a los demás, de oír los ruidos que produce la armonía del planeta hasta percibir los sonidos de las vibraciones subterráneas; el fluir del discurso de la conciencia se hace más intenso cuando irradia su energía creativa y permite comprender en profundidad cuáles son los caminos que deben seguirse para alcanzar la armonía interior.

 

6. FRONTAL. Percepción: Clarividencia, ver y visualizar.

La vivificación de este chacra lo posibilita a acceder a experiencias clarividentes, pues cuando el tercer ojo se abre es posible desarrollar la capacidad intuitiva, hasta su punto máximo, se traduce en algo similar a un estado de iluminación.

Si esa fuerza energética se canaliza hacia niveles superiores, la mente puede alcanzar una fusión con el nivel cósmico, trascendiendo el plano físico y el etérico. Si se dirige hacia el interior, penetra en los oscuros niveles de lo no consciente para obtener valiosísima información acerca del propio YO.

 

7. CORONARIO. Percepción: Proporciona la intuición, la polividencia, la visión intuitiva, el conocimiento del concepto completo y el poder de salir del cuerpo físico conscientemente en el Espíritu, en Intimo, sin vehículo de ninguna especie.

En conclusión decimos que:

· Con el poder del Fuego, se pueden comprender y ejecutar incontables maravillas.

· Con el poder del Fuego, podemos transformarnos radicalmente.

· Con el poder del Fuego, nos convertimos en Dioses.

Recomendamos a los adeptos leer y analizar los capítulos 1,2 y 3 del Apocalipsis del Apóstol Juan.

 

El AGUILA

Ya se dijo que el Águila es el símbolo de la transmutación y de la sabiduría. La vida reptante de la serpiente que se debe transformar en existencia de las alturas, en el aire puro donde reina el Aguila, lo cual es muy significativo como expresión del signo Zodiacal del Escorpión (La doble constelación Reptil-Águila) que equivale al Kundalini.

El Águila es la representación del Maestro, aquel que, por su trabajo y entrega desinteresada, ha logrado abrir las puertas de los siete templos de la Iniciación (chacras) y adquirido la Sabiduría , dada por las Entidades Superiores, para el bien de la humanidad.

El Águila aferra en sus garras una espada símbolo del instrumento de trabajo del Maestro pues, con ella, ejecuta la misión de transmutar, reconstruir, limpiar y proteger.

 

He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y cuánto desearía que ya estuviera encendido! Con un bautismo tengo que ser bautizado y ¡ qué angustiado estoy hasta que se cumpla! ( Lucas 12, 49-50).

 

Volver al Contenido

 

 

 

 

 

 

 

 


Carrera 20 No.51a - 54 -- Barrio la concordia (Bucaramanga-Colombia) --- Tel: 6428065 --- E-mail: fraternidadcristo@hotmail.com